La revista Más Teatro estuvo en la sala Bululú para ver Cuerpo Dividido. Dani Paz nos cuenta que le pareció.

La decepción raramente camina lejos de los senderos del amor, o va paralela al camino o tarde o temprano nos saldrá al encuentro y nos desvelará los defectos, los vicios y los bajos fondos del que nunca creímos que los tendría, o sea, del amado o la amada. Porque idolatrar al otro cuando estamos enamorados, es natural, pero aceptar sus miserias más humanas es duro y se hace muy cuesta arriba. Sólo unos pocos elegidos amarán sin condiciones por encima de todo y de todas las cosas porque el verdadero amor incondicional, es el amor infinito, y ése, no está al alcance de todos los mortales.

La historia nos presenta una de esas historias de amor entre Manuel y Cristina. Ellos son una pareja de esas que deciden darse el “sí quiero” sin saber que la vida en común acaba de empezar y que todavía, tienen mucho que conocer el uno del otro, y que el destino, les tiene una prueba de amor preparada antes de dar el gran paso. Amor, mentiras vicios ocultos y sexo se dan cita en ésta relación, como en casi todas, y también como en casi todas, los vicios y secretos del pobre Manuel, servirán para poner a prueba el amor de Cristina y sobre todo, para que ellos se conozcan mejor a sí mismos.

El resto de la crítica se puede encontrar en Más Teatro.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *