Cuando muera quiero que me incineren…

y que el diez por ciento de mis cenizas sean vertidas sobre mi representante.»

Groucho Marx.

Y así, como pequeños fénix, seguimos trabajando día a día. Con nuevos proyectos basados en la sostenibilidad empresarial. Sin la base adecuada no se puede aspirar a mucho más. Nuevos cursos, nuevos proyectos, festivales, montajes… Con el mismo IVA, las mismas dificultades de distribución, la incapacidad para la producción, para una severa y sutil auto explotación. Pero con la sonrisa puesta. Es gratis.

 

logo_v2_negativo