De los treinta o cuarenta alumnos que entran cada año en mi escuela, uno o dos valen para ser actores. Los demás están perdiendo el tiempo. Yo no les miento y lo digo el primer día: «la mayoría de ustedes no son actores, nunca lo serán, así que no pierdan el tiempo y dedíquense a…